La leyenda de Coatlicue y Coyolxauhqui De cómo se formaron la luna y las estrellas

La leyenda de Coatlicue y Coyolxauhqui
De cómo se formaron la luna y las estrellas

La leyenda azteca cuenta la historia de Coatlicue, la diosa de la vida y la muerte y la madre de los Cuatrocientos sureños, Centzon Huitznahuas, dioses de las estrellas del sur y Coyolxauhqui que gobernó sobre sus hermanos.

Coatlicue, vivía en Coatepec, donde hacía barridos de penitencia. Un día, mientras barría, una hermosa pluma cayó del cielo, la recogió y la colocó sobre su pecho. Cuando terminó de barrer buscó la pluma y no pudo encontrarla. Entonces se dio cuenta de que estaba embarazada.

Los cuatro sureños se enfurecieron al enterarse de que su madre estaba embarazada. Su hermana Coyolxauhqui, los convenció de que su madre los había deshonrado a todos y que debía morir para pagar esta afrenta.

Coatlicue estaba muy asustada y triste, pero su hijo Huitzilopochtli, que estaba en su útero, le dijo que no temiera porque él la protegería. Se sintió consolada y calmó su corazón. Mientras tanto, Coyolxauhqui y sus hermanos planearon la venganza contra su madre. Cuahuitlicac, uno de los hermanos fue a buscarla a ella y a Huitzilopochtli para contarles sus terribles planes.

Los cuatro sureños liderados por Coyolxauhqui, luego se dirigieron hacia la montaña, listos para matar a su madre, pero nuevamente Cuahuitlicac pudo informarles que los guerreros ya estaban en camino. Desde el momento en que nació Huitzilopochtli, instantáneamente se convirtió en un adulto; tomó un escudo de plumas de águila, flechas y dardos turquesas.

Huitzilopochtli se pintó los brazos y las piernas de azul, dibujó rayas diagonales en su rostro y en su cabeza colocó una corona de plumas; Llevaba en el pie derecho una sandalia emplumada. Usando una serpiente que controlaba como arma, logró herir a su hermana Coyolxauhqui y luego le cortó la cabeza; su cuerpo rodó hacia abajo y se estaba desmoronando completamente desmembrado. Huitzilopochtli furiosa lanzó su cabeza al cielo y así se convirtió en la luna. Luego persiguió a los Cuatro Sureños, desde la cima de Coatepetl hasta el pie de la montaña. No tuvieron oportunidad contra su poderoso hermano. Muchos de ellos pidieron perdón, pero solo unos pocos escaparon de su ira y pudieron sobrevivir. Los que escaparon se dirigieron al sur, donde se convirtieron en estrellas.

En la mitología nahua, la diosa de la luna Coyolxauhqui, era hija de la diosa madre Coatlicue y regente de Centzonhuitznahua, hermanos y dioses estelares.

Coatlicue en la mitología nahua es la diosa de la fertilidad, patrona de la vida y la muerte, el renacimiento, la madre de Huitzilopochtli.

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>